Por qué no? Por Justina Bustos

La joven actriz disfruta de una carrera en ascenso y juega por un rato a ser modelo.

ETIQUETAS: Justina Bustos
  • Justina Bustos.

… dedicarse a bailar?

Justina Bustos dice que, de no ser actriz, se habría dedicado a la danza. Sin embargo, parece que la actuación la tendrá ocupada un buen rato. Este año estrena dos películas: Los Padecientes, de Nicolás Tuozzo, y Los que aman, odian, de Alejandro Maci. Además, se suma al nuevo unitario de Pol-ka, Hotel Estrellas, y continúa con la obra de teatro under Los Ortúzar

… interpretar a Robledo Puch en el cine?

El famoso asesino serial argentino la tuvo obsesionada. Se había propuesto convencer a Luis Ortega –que tiene la intención de filmar una película sobre su vida– de que le diera el papel. “Leí el libro en dos días, me atrapó que fuera una historia verídica, que sucedió en nuestro país. Me pareció un personaje interesante para interpretar y también era atractivo que lo dirigiera Ortega. ¡Pero caducó! Cerramos con Luis que iba a ir a espiar al set”.

… dejarse conquistar por la moda?

Chica it en potencia, Justina es habitué de los eventos más fashionistas. Esta temporada, además, fue elegida para ser una de las caras de AY Not Dead. “La propuesta es superrockera. Con remeras rayadas, estampadas… ¡me encanta! –asegura–. Me hace acordar a mis trece años, cuando descubrí esta marca por primera vez”. 

... tachar algo pendiente en tu vida?

En los ítems de su lista personal figuran: “Bailar flamenco, hablar fluidamente francés y hacer un safari a caballo por Africa”, revela.

… jugar al fútbol?

Oriunda de Córdoba, con un grupo de amigas de su ciudad y otras porteñas tenían un equipo de fútbol llamado Pasión de sábado. “Paramos por un tiempo, ahora estamos viendo de salir de vuelta a la cancha –adelanta–. Soy una persona a la que le gusta compartir, me encanta la sana competencia”.

… entregarse a los placeres culposos?

El suyo, confiesa, es el dulce de leche. “¡En cantidad!”.

Editorial Atlantida Editorial Televisa
©2016 HARPER’S BAZAAR. Todos los derechos reservados.