Dulces sueños

La horas de descanso pueden convertirse en un momento de renovación de la piel. Trucos y sugerencias para aprovecharlas al máximo.

ETIQUETAS: belleza , Consejos , noche.
  • Dulces sueños.
  • Dulces sueños.
  • Dulces sueños.

Antes que tratamientos, cirugías o procedimientos complicados, tenemos al alcance de la mano una herramienta de belleza infalible y necesaria: el sueño. Por la noche, nuestro organismo pone en funcionamiento una serie de mecanismos de reparación que se reflejan en la calidad de la piel. Si dormimos menos de 8 horas, dicen los expertos, los estragos se harán visibles: ojeras y bolsas pronunciadas, piel enrojecida, poros dilatados, arrugas finas, pérdida de brillo, aspereza y pigmentación irregular son algunos de los síntomas de la falta de descanso.

Ocuparnos de nuestra piel por la noche requiere de mínimos esfuerzos; los resultados valen la pena. “Por el aumento del cortisol y de las hormonas de crecimiento, la piel se repara, se genera nuevo colágeno y pasa por un proceso de desintoxicación”, asegura la dermatóloga  María José Pelli. “Además, se vuelve más permeable, por lo que las horas nocturnas son ideales para aplicarse cremas y mascarillas en la tranquilidad de nuestra casa”.

Ya sea para nutrir, reparar arrugas, iluminar la piel o borrar manchas, hay componentes específicos que debemos tener en cuenta en la rutina. “Los aceites relajantes de melisa y lavanda, y el de rosa mosqueta, regenerativo, son buenísimos para nutrir. Las máscaras tipo film tienen la ventaja adicional de que las sustancias activas entran en contacto con la piel durante mayor tiempo”, explica Pelli. 

La noche también es un buen momento para aplicar activos que durante el día están contraindicados por la exposición al sol. Los antioxidantes como la vitamina C, los ácidos frutales o los derivados de la vitamina A, entre ellos el retinol, solo se pueden usar después del atardecer, porque poseen propiedades exfoliantes y pueden irritar la piel si entra en contacto con la luz natural. Lo mismo sucede con peelings y productos antimanchas. Por último, en cuestión de texturas, lo mejor es elegir las más densas para la noche: por los cambios en la permeabilidad de la piel, se ve favorecida la absorción gradual de los principios activos. 

Por Dolores Gil

Editorial Atlantida Editorial Televisa
©2016 HARPER’S BAZAAR. Todos los derechos reservados.