Bajo la capa

De Nueva York a Buenos Aires, Leslie Tessler impone la capa como prenda básica.

  • Foto: gentileza Leslie Tessler.
  • Foto: gentileza Leslie Tessler.
  • Foto: gentileza Leslie Tessler.

¿Cómo fueron esos primeros pasos en el diseño?

Siempre supe que quería hacer algo relacionado a la moda. Después de la universidad me fui directo a Nueva York a buscar trabajo en las mejores casas de moda. Ahí empecé un largo camino que me enseñó mucho, no solo del diseño sino también del negocio de la moda. Mientras trabajaba para Ralph Lauren, empecé a diseñar capas para mí misma en mi tiempo libre. Era una idea que siempre quería desarrollar pero, en ese momento, no tenía el tiempo para dedicarme de lleno al proyecto. 

¿Qué te trajo a Buenos Aires entonces?

Después de 10 años en Nueva York, necesitaba un cambio. No sabía cuál iba a ser mi próximo paso, pero decidí venir a Buenos Aires con la idea de estudiar español durante seis meses. Conocí a mi marido y me quedé. Fue la mejor decisión que tomé en mi vida. Ahora paso mucho tiempo en Estados Unidos por las capas, y es un placer tener dos hogares y disfrutar el mejor de los mundos. 

¿Por qué capas?

Para mí la capa es una pieza clave del guardarropa, como el vestidito negro o el clásico trench. Es algo que podés usar encima de cualquier cosa e instantáneamente te convertís en una mujer chic. De chica usaba las capas de mi abuela, que tenía un gusto increíble. Ahí se despertó mi obsesión. Las empecé a diseñar y a buscar en boutiques vintage de todo el mundo. Cuando las vestía, siempre había alguien que me preguntaba sobre la capa. Por eso quise diseñar una línea exclusivamente de capas y así mostrar su versatilidad y hacerlas más accesibles. 

¿Cuál es tu toque personal?

Trato siempre de mezclar elementos clásicos, modernos y vintage. Así, las piezas en mi colección tienen algo familiar y algo inesperado. 

¿Qué consejos darías para llevarlas con estilo?

La belleza de la capa reside en que no requiere de mucho otros elementos para completar el look. De día, se puede combinar con un buen sombrero. De noche, en cambio, con un lápiz labial rojo, un anillo importante y nada más. 

 

 

Editorial Atlantida Editorial Televisa
©2016 HARPER’S BAZAAR. Todos los derechos reservados.