Con acento porteño

La firma francesa Roger Vivier eligió a Sofía Sánchez de Betak como cara e inspiración de su nueva línea de zapatos y carteras.

  • Sofía Sánchez de Betak.
  • Sofía Sánchez de Betak.
  • Sofía Sánchez de Betak.

Es bella e ingeniosa, hiperactiva pero tranquila, argentina pero cosmopolita, sofisticada pero fresca. Por eso a la gente le gusta: es única, fascinante y atemporal”. Inès de la Fressange, embajadora desde hace más de una década de Roger Vivier, no ahorra adjetivos para referirse a la it girl Sofía Sánchez de Betak, elegida como imagen de la última colección de la marca.

Desde el inicio de su carrera, en la década del 30, el diseñador francés siempre estuvo asociado a mujeres fabulosas. Nada menos que Catherine Deneuve, en el film de Luis Buñuel Belle de Jour, lució por primera vez los zapatos más famosos e imitados de la firma, esos que llevan la hebilla de metal rectangular sobre la capellada. Pero no fue la única. También supo ser el favorito de la reina Isabel de Inglaterra, que lo eligió en 1953 para el día de su coronación. Marlene Dietrich, Elizabeth Taylor y Brigitte Bardot fueron algunas de las grandes estrellas de cine que usaron sus creaciones.

Vivier fue famoso por sus zapatos ornamentados como joyas: cubiertos de bordados, lazos, perlas y cuentas de cristal. Sus hits fueron constantes, así como el uso de tacos poco convencionales. El propio diseñador describía sus modelos como verdaderas esculturas. Brilló bajo su propio nombre pero también junto al de Christian Dior durante el furor del New Look. La compañía  tuvo varios altibajos. No fue fácil reemplazar al fundador tras su muerte, pero cuando nombraron a Bruno Frisoni director creativo y a Inès de la Fressange embajadora de la marca, lograron recuperar el espíritu innovador y le devolvieron su esplendor.

La relación de la etiqueta con “Chufy” –como ya todos llaman a Sánchez de Betak– no es nueva. Acostumbrada a codearse con la crème del mundo de la moda, le presentaron a Frisoni en una cena y se hicieron amigos. A Inès la conoció porque sus hijas comparten escuela con los hijos de su pareja, Alex de Betak, productor gurú de los desfiles más importantes del mundo. “Hace tiempo que venimos hablando con el equipo de Roger Vivier para hacer algo juntos y finalmente decidimos emprender este proyecto”, cuenta Sofía que, para esta, su última aventura fashionista, sacó a relucir su pasado de modelo y posó en la campaña gráfica. “Me costó un montón volver a ese rol –admite–. Soy muy mandona y me resulta difícil no meterme, menos cuando se trata de mí y de mi cara. Por lo general, si trabajás de modelo no hay mucho lugar para opinar pero, por suerte, cuando alguien me contrata, ya sabe que también me dedico a la dirección de arte, así que mi opinión siempre es bienvenida”. 

Sofía no solo fue elegida por su particular belleza. Sus raíces argentinas fueron inspiración para el toque tanguero de las imágenes e, incluso, para el rediseño de una cartera llamada Viv’ Tango. “Es un honor para mí compartir lo mejor de mi país a través de esta pieza –dice la it girl argentina–. Me encanta el tango y, como no puedo ir a Buenos Aires tan a menudo como quisiera, este bolso es como un pedacito de mi tierra que puedo llevar conmigo a todas partes”. 

Este ítem tanguero se suma a la línea de Primavera/Verano 2017 bautizada Urban Nomadic, en la que Sofía también se siente reflejada. “Soy una auténtica nómade urbana. Si no viajo por países exóticos, estoy saltando de capital en capital cada dos semanas: Nueva York, París y Buenos Aires son mi casa. Cuando estoy en cualquiera de las tres ciudades, trato de ver cosas nuevas o visitar mis lugares favoritos, explorar los mercados, recorrer nuevos barrios, encontrar galerías y comer cosas deliciosas”. A los ojos de Bruno Frisoni, eso la convierte en la encarnación ideal de la mujer Vivier. “Sofía es como Inès de la Fressange compara el director creativo, las dos tienen esa alegría de vivir y esa energía. Para ellas la vida es, sobre todo, un juego. Además, tienen un sentido de moda asombroso, precisamente porque no se la toman en serio y eso es perfecto”.

Adaptada a las tendencias, pero con cierta cualidad old school –como guiño al antiguo creador de la marca–, la nueva colección está repleta de detalles en guipure, hebillas cubiertas de cristales y bordados de colores que se repiten tanto en zapatos como en carteras. “Me gusta cómo logran productos supersofisticados pero a la vez cancheros y descontracturados”, precisa Chufy. Su pieza preferida son las románticas sandalias Podium Guipure Ribbon, que combinan tanto con jeans y campera de cuero como con un vestido de noche. “Amo el estilo improvisado y natural. Basta de looks demasiado pensados y encasillados –arenga–. Me aburre ver a la gente uniformada todo el tiempo, hay que jugar más”.

Por Cecilia Conde

Editorial Atlantida Editorial Televisa
©2016 HARPER’S BAZAAR. Todos los derechos reservados.