Pasadizo Chanel

Apenas una escalera separa la boutique de los atelieres en la histórica casa ubicada en la 31 rue de Cambon. Los espejos que la rodean fueron replicados en la pasarela por Karl Lagerfeld en la última colección Haute Couture de la maison.

  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
  • Chanel Haute Couture 2017.
1 de 18
Mientras algunas etiquetas como Vetements continúan siendo invitadas a participar de la Semana de la Moda en París, el diseñador sigue mostrando aquello que distingue a la Alta Costura: los saberes y oficios. En julio el Grand Palais se transformó en un atelier ficticio y, ayer, se realizó el mismo guiño. Con una estética propia de los años 30 se referenció los espejos alrededor de las escaleras en la tienda icónica de Chanel. La misma en la cual Coco seguía a sus modelos con la mirada atenta cuando desfilaban. 
 
La nueva colección recorrió el clásico traje de tweed con variaciones en los sacos como en las faldas, incluso se presentó una versión con pantalón en un llamativo tono plateado. La paleta recorrió rosas, verdes, azules y metalizados. Luego llegaron, claro, los vestidos. Clásicos, en blanco y negro; sensuales, en plata, y románticos, en rosa. La joven Lily-Rose Depp (cara del nuevo Nº5) cerró envuelta en un inmenso vestido rosa. Karl cita la tradición pero sigue atento a las mujeres que vienen. 
 
Editorial Atlantida Editorial Televisa
©2016 HARPER’S BAZAAR. Todos los derechos reservados.